domingo, 15 de abril de 2007

Programas de Investigación Científica

Historia de las Ciencia y sus Reconstrucciones Racionales.

De: Lakatos, Imre. Historia de la ciencia y sus reconstrucciones - racionales.
Madrid, Tecnos, 1987. p. p. 11 - 77.


"La Filosofía de la ciencia sin la historia de la ciencia es vacía; La Historia de la ciencia sin la filosofía de la ciencia "es ciega".

Para Lakatos no hay teorías solo programas de Investigación Científica, y dichos programas producen el conocimiento y de esta manera el científico se retroalimenta y así crece el conocimiento.

Programa de
Investigación ------- Método ------- Hechos
Científica

Menciona que el conocimiento es como un rompecabezas y que por lo tanto debe tener un fin y coherencia.

Lakatos menciona que la falsación y las revoluciones que mencionan Karl Popper y Thomas Kuhn no son verdaderas formas de comprobar si el conocimento es verdadero, y que la única manera de comprobarlo es mediante las evaluaciones, ya que si existe la falacia se crea una revolución se pone en duda la con fiabilidad de los Programas de Investigación, así como quienes lo integran.
El conocimiento es una vida de controversias, y no hay nada que garantice el triunfo o el fracaso de un Programa de Investigación científica.

El conocimiento tiene una historia Interna y Externa, por lo que se puede refutar el lugar y las circunstancias en donde se dio el conocimiento, pero no el conocimiento como tal.

La Historia interna es primaria, la externa sólo secundaria, ya que los problemas más importantes de la historia externa son definidos por la historia interna.

En la siguiente imagen se observa la gestión del conocimiento:




Opinión

Estoy en algunos puntos de acuerdo con Lakatos como en que hay Programas de Investigación Científica y que de estos depende el conocimiento y a su vez nos permiten estar seguros de la fiabilidad de dicho conocimiento, y que todo conocimiento a su vez tiene una historia que le permiten desemvolverse en el ámbito científico.

1 comentario:

Antonio dijo...

Cuidado con el nombre del pobre Thomas Kuhn